Comunidad led

Todas las novedades de iluminación profesional led y luces decorativas
LED, el camino hacia una iluminación más ecológica

LED, el camino hacia una iluminación más ecológica

Además de su capacidad de ahorro, la iluminación LED presenta grandes ventajas para el medio ambiente. Hoy en día, es la opción más ecológica del mercado gracias a su eficiencia energética, su longevidad y a su ayuda en la reducción de la contaminación lumínica. En este post de Dailuxled  os contamos cómo cambiarnos a la iluminación LED puede ayudar a nuestro planeta.

 

Más eficiencia y ahorro de energía

La iluminación LED es más eficiente que las lámparas incandescentes o halógenas. Los LED consumen un 75% menos de energía que sus equivalentes tradicionales. El 95% de la energía de los LED se convierte en luz y solo el 5% se desperdicia en forma de calor. Si comparamos estos datos con las luces fluorescentes, los resultados son muy diferentes: ¡Éstas convierten el 95% de la energía en calor y solo 5% en luz! Menos uso de energía reduce la demanda de las plantas energéticas y disminuye las emisiones de gases de efecto invernadero.

Respecto al ahorro que suponen debido a su eficiencia y longevidad fue el tema principal de nuestro artículo del pasado mes de abril: Ahorra con LED, dónde os contamos cuánto cuesta LED y el ahorro que podemos conseguir con ello.

Más seguros

Las luces LED no contienen ningún tipo de elemento tóxico para las personas, animales o naturaleza. Además, como necesitan menos energía y potencia, las bombillas LED no se recalientan, ni queman. Por lo tanto, ayudan a reducir el riesgo de provocar quemaduras tanto en el soporte donde se coloquen como en las personas, así que pueden ser manejadas con mucha más comodidad y facilidad por sus usuarios.

Los LEDs son solo generan iluminación en el rango que la persona solo puede ver, sin rayos ultravioletas o radiación infrarroja, disminuyendo de esta manera el riesgo a la salud visual de los usuarios.

La iluminación LED también ayuda a resistir golpes y vibraciones ya que es más estable. Con esto, evitamos, por una parte, riesgos de rotura por accidentes, y por la otra, reducimos la producción de deshechos residuales.

Materiales consumidos, sin elementos tóxicos

Con la iluminación LED nos aseguramos que no hay descargas de dióxido de carbonopara el medio ambiente, como es el caso de las lámparas fluorescentes y ahorradoras. Además, como ya hemos dicho anteriormente, su consumo energético es mucho menor, llegando a disminuir en un 80% las emisiones de CO2, uno de los principales gases implicados en el cambio climático.
Los LEDs no usan materiales contaminantes como mercurio, plomo o fósforo en su producción, que sí están presentes en otros tipos de lámparas. Además, la mayoría de las oficinas actualmente usan luces fluorescentes que contienen sustancias químicas nocivas como el mercurio. Esto contamina el medio ambiente cuando se desechan en los vertederos. La eliminación se debe organizar a través de un transportista de desechos registrado, por lo que cambiar a LED puede evitar también las implicaciones de coste y tiempo requeridas para la eliminación de estos residuos y ayudar a proteger el medio ambiente de más desechos tóxicos.

Mayor vida útil

Las LEDs son mas longevas: pueden vivir entre 30.000 y 50.000 horas (frente a las 2.000 de una bombilla estándar). Esto produce un importante ahorro de materias primas, en recursos para el packaging y para reducir los costes de transporte. Por lo tanto, contribuye a conseguir un consumo y producción más sostenible, ya que se necesitarían fabricar 20 bombillas incandescentes para igualar la duración de una bombilla LED equivalente.

Enfocada

Los LED permiten controlar eficientemente la dispersión de la luz por sus ópticas secundarias; de esta manera, se consigue que la luz sea enfocada donde es necesario, evitando pérdidas de luminosidad y obteniendo más flexibilidad en el diseño.

Asimismo, otros tipos de iluminación más convencionales desperdician energía emitiendo luz en todas las direcciones, a menudo iluminando las áreas donde no se requiere luz (como el techo). Esto significa que se necesitan menos luces LED para lograr el mismo nivel de brillo emitido por las luces fluorescentes y las incandescentes. Menos luces reducirán el consumo de energía y, por lo tanto, beneficiaran el medio ambiente.

Reciclaje

Un gran problema con las bombillas de luces incandescentes es que no son reciclables, por lo que acaban en un vertedero. Sin embargo, las LEDs son 100% reciclables: una vez el LED ha llegado al final de su ciclo de vida, pueden reciclarse y utilizarse para fabricar nuevos LED.

Cuidar del medio ambiente es responsabilidad de todos, por ello, desde Dailuxled, tenemos la iluminación LED perfecta para ti, para que ya sea en tu hogar, planta industrial, oficina o comercio puedas contribuir a ayudar al medio ambiente con la iluminación más ecológica del mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *